El pasado viernes, 29 de marzo, tuvo lugar la Feria de Asociaciones, organizada por el Consejo de la Juventud. Un evento que consistía en que diferentes asociaciones juveniles colocasen mesas en el Centro Cívico, publicitándose con panfletos y propaganda, imitando la estrategia del Baúl del Estudiante.

Desde los grupos juveniles de Esquerra Unida y Podemos pensamos que el evento era una oportunidad de que las diferentes asociaciones juveniles de Elda se dieran a conocer a la ciudadanía en general,  y así poder crecer y aglutinar a más personas con los mismos intereses, lo que facilitaría que lleven a cabo más y mejores actividades, beneficiando a toda la sociedad.

Sin embargo, Juventudes Socialistas, una vez más, ha usado un espacio destinado a los colectivos de la sociedad civil para su campaña electoral. A pesar de la negativa del resto de partidos políticos a hacer un uso partidista del evento, pusieron su mesa. Ningún otro colectivo de juventudes pertenecientes a partidos políticos lo hicimos, porque entendimos que no era el momento ni el lugar para hacer publicidad partidista.

Quienes creemos en las asociaciones y movimientos como fuerzas vivas que vertebran la sociedad de nuestra ciudad y  aportan a nuestro acervo cultural, pensamos que deben ser independientes y que el apoyo que cualquier partido les dé debe ser desinteresado, sin buscar rédito electoral.

En este sentido, el papel de los partidos en la Feria de Asociaciones debía ser el de apoyar a los colectivos juveniles y facilitar su participación. Esto, tan sencillo de comprender, es lo que le comunicamos a los miembros de Juventudes Socialistas, haciendo hincapié en lo especialmente interesado que es  ocupar ese espacio a un mes de elecciones.

Esta organización ha vuelto a demostrar que  solo trabaja cuando puede sacar tajada de ello y que poco le importa realmente el tejido asociativo de esta ciudad. Como sus “hermanos mayores” en el gobierno de esta ciudad, se mueven por sus propios intereses y no por los de la mayoría.

Asimismo, realizamos diversas solicitudes a la Concejala de Juventud para que impidiese que ningún partido político utilizase dicho espacio en este encuentro de asociaciones sociales. A lo que nos contestó que estaba de acuerdo, y que veía bien nuestro ofrecimiento a realizar un debate político entre las agrupaciones juveniles de los partidos.

Tenemos claro que la máxima responsabilidad es de Rubén Alfaro, pues siendo el máximo representante del PSOE, ha utilizado de manera partidista su posición de Alcalde para su autopromoción. Censuramos que el gobierno de Elda esté utilizando infraestructuras y recursos públicos para hacer campaña electoral. Nos surgen dudas como ¿cuántos interventores habrán conseguido?, o ¿cuántos votos habrán repartido?

Esta situación es algo grave, pues confunde a la juventud eldense y la desmoviliza. No es ético, ni moral que en una democracia del siglo XXI una organización política acometa este tipo de actuaciones que lo único que consiguen es aumentar la desafección política entre la población, demostrándose de nuevo la irresponsabilidad de un gobierno sin proyecto.