El pasado 4 de enero los espectadores del concierto realizado por la Orquesta Sinfónica del Teatro Castelar que tocaban temas clásicos y de pop internacional, fueron víctimas de algo habitual en la Concejalía de Cultura, como es la improvisación y falta de previsión.

Este es sólo un ejemplo más de un equipo de gobierno que nunca se ha tomado enserio la cultura en la ciudad y que no ha tenido un proyecto en este sentido.

Hemos podido observar en los últimos meses, con la privatización de las Aulas de la Tercera Edad, PSOE y Compromís han dejado en la estacada a cientos de usuarios y generadores de cultura, sin más explicaciones que argumentos técnicos muy peregrinos. Dejando a un lado su iniciativa y principios políticos, y entregando a la rentabilidad privada, con el dinero de toda la ciudadanía, lo que tiene beneficios sociales.

Este es un ejemplo de algo que funciona y lo han deteriorado. Pero, además, la Concejalía no ha sido capaz de promocionar, facilitar, potenciar y dar más espacios a la cultura en Elda. Al contrario, el gobierno eldense se ha limitado, prácticamente, a seguir haciendo lo mismo que antes y a elaborar la programación del Teatro, hoy muy mermada por problemas de personal que no permiten ni abrir la taquilla.

La cultura es un conjunto de conocimientos que se desarrolla por medios artísticos y supone la expresión influencia de una sociedad a la hora de crear y de tener un espíritu crítico. Por ello, desde las administraciones tenemos que ofrecer todo nuestro apoyo y llevar todos nuestros espacios públicos de teatro, pintura, música, escultura, literatura, etc. Pero para ello necesitamos un gobierno que tenga un proyecto para Elda.