ELDA, CIUDAD SIN RUMBO.

//ELDA, CIUDAD SIN RUMBO.

ELDA, CIUDAD SIN RUMBO.

Como sabéis en Esquerra Unida queremos que Elda sea una ciudad dinámica, garante de oportunidades y solidaria. Sin embargo, existen múltiples indicadores que señalan la necesidad urgente de actuación en diferentes ámbitos.

Nos referimos a la constante pérdida de población y el envejecimiento de la misma, al estancamiento de las cifras de desempleo y el empeoramiento de las condiciones del trabajo, a la tendencia creciente de la pobreza y exclusión en la ciudad, a los graves problemas de acceso a la vivienda, al bloqueo de la participación ciudadana, a la falta de expectativa de la juventud, a la falta de mantenimiento, etc. Esta situación está derivando en que nuestra ciudad se convierta en un municipio plano, gris, poco atractivo para residir. Es evidente que existe desde hace tiempo una tendencia de expulsión de habitantes en nuestra ciudad por la falta de condiciones que aseguren una vida estable. Si no se ponen soluciones tempranas, nos encontraremos en un punto de no retorno en el que profundizaremos en la marginalización de muchos barrios y familias. Esta ciudad necesita una reacción de sus autoridades ante tal panorama, no podemos seguir permitiendo que una, cada vez más, importante parte de la población tenga que recurrir al asistencialismo y que la única respuesta desde el gobierno sea que “la necesidad está cubierta”. Si los problemas de Elda siguen creciendo, como todo apunta, los procedimientos actuales de garantía de necesidades básicas se van a ver desbordados. Es necesario romper la tendencia continuista de gestión y de valores. El Ayuntamiento de Elda debe apostar por lo público y lo colectivo, debe huir de los mantras del capitalismo salvaje en la administración y tiene que conseguir ofrecer herramientas de impulso social a quiénes peor lo están pasando con la crisis.

Consideramos que la labor actual del equipo de gobierno no está sabiendo responder a las necesidades de nuestra ciudad y encontramos importantes contradicciones entre sus discursos y sus actuaciones, que agravan la situación de la ciudad y paralizan el Ayuntamiento como un agente de cambio. Además, las medidas del equipo de gobierno suelen estar salpicadas por la improvisación, como la Xarxa de Llibres, el contrato de las luces de Navidad. Otras veces nos encontramos con una auténtica dejadez, como son los casos de las áreas de Participación, Vivienda o Juventud. O simplemente se limitan a publicitar parches derivados de la mera gestión técnica, como colocar césped en unas pistas o comprar material a la Policía Local. Todo ello apuntalado por un pacto tácito con Ciudadanos, que hace de su capa un sallo ante los errores y la falta de iniciativa del equipo de gobierno.

Necesitamos una nueva perspectiva a la hora de atender las responsabilidades que les ocupan. Todavía estamos esperando que se implementen medidas con un sello transgresor, que pongan soluciones estructurales encima de la mesa, que permitan a la ciudadanía eldense vislumbrar a medio y largo plazo un modelo de ciudad, y den a Elda un rumbo.

Desde nuestra organización entendemos que es urgente ponerse a trabajar en este sentido. Creemos que en los próximos presupuestos debe darse un viraje hacia las políticas de integración social, fomento del empleo, inversiones útiles para la ciudad, diversificación industrial y fomento de la cultura y patrimonio local. De momento la única información que el Alcalde ha dado a conocer a la ciudadanía es que pretenden centrarse en el mantenimiento de la ciudad, poniendo el ejemplo de la privatización del servicio de jardinería. Desde luego esta visión dista mucho de las necesidades que señalamos, dado que no es una línea política centrada en la satisfacción de las necesidades rentabilizando al máximo los recursos. Ese tipo de propuestas y gestión, basadas en intereses privados, ya lo sufrimos con el PP y nos han traído innumerables problemas. Sabemos que contratar una empresa externa es mucho más fácil que garantizar un servicio de manera directa, pero también sabemos que son nidos de nepotismo y encarecimiento de servicios, por ello exigimos responsabilidad en la gestión de lo público.

Como decimos, solo saldremos de esta dinámica continuista que no potencia lo público, ni fomenta el valor colectivo y socializador de nuestra ciudad sin un presupuesto más social y la puesta en marcha de medidas estructurales.

Muchas de estas medidas las hemos presentado desde nuestra organización y en algunos casos se está dilatando su puesta en marcha. Hablamos de medidas como un Plan Estratégico participado para atisbar el futuro de la ciudad, el Observatorio de las Contratas que sigue sin convocarse no sabemos en base a qué intereses, o la puesta en marcha de los Presupuestos Participativos de los que no tenemos noticia, quizás por el miedo a que nuestros vecinos y nuestras vecinas puedan a aportar soluciones a los problemas que el equipo de gobierno parece incapaz de encontrar.

De lo contrario, seguiremos viendo como el dinero de la ciudadanía sigue sirviendo para llenar portadas de fotos y de disculpas, pero no para lograr que nuestra ciudad consiga garantizar a quiénes habitamos en ella un proyecto de vida.

Por | 2017-03-03T12:25:30+00:00 enero 17th, 2017|General|Sin comentarios