Nos encontramos en el ecuador de la legislatura y desde Esquerra Unida de Elda nos encontramos muy preocupados por la situación que alumbra nuestra ciudad.

Nos referimos en concreto al descenso poblacional que sufre nuestro pueblo, pues se trata de una tendencia decreciente que se ha convertido en un problema estructural de Elda y todo ello con una pirámide poblacional que va envejeciendo.

Si como todo apunta, se continúa de esta manera, rebajaremos la cifra de 50.000 habitantes y eso supondrá la pérdida de las competencias en materia de transporte urbano y de protección del medio ambiente. No podemos permitirnos el lujo de perder dos competencias políticas de este tipo que articulan nuestra ciudad y pueden suponer un empeoramiento de los servicios y las condiciones de vida de sus habitantes y de su entorno.

Por otra parte, también nos afectaría en cuanto a los recursos económicos que el Ayuntamiento recibe del Estado. En concreto para este año 2017, del Estado nos ha llegado 13.130.489,22€, lo que asciende a un 35% del total del presupuesto municipal. La cantidad de habitantes es una de los factores que se utiliza para calcular el dinero que recibimos desde el Estado, en concreto afecta al 87’5% de las operaciones. Esto significa que bajar de la barrera de los 50.000 habitantes supondría una importante pérdida de dinero, y sinceramente con un equipo de gobierno tibio que no presupuesta ni siquiera lo que ingresa, no podemos consentirlo.

Las causas de esta despoblación son variadas; la falta de oportunidades, el desempleo, la precariedad y la economía sumergida, las dificultades de acceso a la vivienda o la parálisis del Ayuntamiento, empujan a nuestros vecinos y nuestras vecinas a emigrar y son obstáculos para el crecimiento de la natalidad, para que la juventud se quede y para la atracción de población de otros lugares.

Nuestra organización tiene claro que a los problemas del futuro se le deben poner soluciones en el presente. Por ello, exigimos al equipo de gobierno a que agilice todos los trámites necesarios para que de una vez por todas se desarrolle un plan estratégico en nuestra ciudad, tal y como se aprobó en Pleno.

Elda tiene que volver a ser un lugar dinámico y atractivo para vivir, en el que nuestros jóvenes tengan oportunidad de aplicar sus conocimientos e ir paliando la fractura social que supone que muchos eldenses, que tendrían que escribir el futuro de la ciudad, tengan que marchar en búsqueda de un proyecto de vida que aquí no se le permite.

No vamos a parar de recordar al equipo de gobierno que Elda necesita de una planificación participada de los objetivos a corto, medio y largo plazo. De otra manera se convertirán en campeones de la improvisación y participarán de la responsabilidad de dejar a Elda sin futuro.