Ayer se mantuvo una reunión de la Fundación del Museo del Calzado para la constitución del nuevo patronato, la presentación de las cuentas e informe de gestión de 2019 y la aprobación del nuevo presupuesto de 2020, entre otras cuestiones.

A la vista de la situación que arroja el Museo del Calzado nos parece urgente buscar la manera de gestionarlo públicamente cuanto antes. El Museo lleva recibiendo de forma directa durante muchos años más del 50% de sus ingresos de instituciones públicas, y el presupuesto presentado para 2020 agudiza esta tendencia, pues el 70% del mismo corresponde a dinero público, lo que supone un 10% más del ejecutado en 2019.

Por otra parte, entendemos que la actual gestión del Museo no deja otra alternativa que rescatarlo, pues en 2019 perdió una subvención de 120.000 euros de la Generalitat Valenciana. Y además, la única alternativa de conseguir recursos propios que ha propuesto Ciudadanos, los cursos de diseño de calzado, se han visto menguados a una aportación mínima de 6.000 euros.

Por si fuera poco, un año tras otro hemos solicitado en el Patronato que se estudie la posibilidad de salvar desde lo público al Museo y su Dirección ha desoído nuestras propuestas. Ayer volvimos a hacer en hincapié en la necesidad de buscar soluciones para dotar de contenido al Museo y garantizar su viabilidad a largo plazo, no podemos seguir en la cuerda floja y haciendo equilibrios contables in extremis para salvar un instrumento, la Fundación del mismo, que se ha demostrado no es capaz de aportar las soluciones que éste necesita.

Desde nuestro punto de vista, el Museo del Calzado debe pasar a ser gestionado desde lo público, pues es evidente que ni los planteamientos de derechas, ni la iniciativa privada han funcionado para rescatar la delicada situación en la que se encuentra.

Ciudadanos ha demostrado una flagrante falta de proyecto museístico en sus años de dirección puesto que el Museo sigue prácticamente igual que en su apertura. No podemos permitirnos que nuestro Museo del Calzado siga a la deriva y sin rumbo, con una dirección únicamente centrada en cuestiones contables, necesitamos un museo del siglo XXI adecuado a las técnicas y necesidades de hoy. Por eso, solicitamos al gobierno de Rubén Alfaro que tome las medidas oportunas para la consecución de dichos objetivos.

Consideramos que la exposición museística está poco modernizada ya que no resalta el atractivo del trabajo industrial y artesanal que realizan los zapateros y zapateras en nuestra ciudad. Para conseguir mejores éxitos, y una mayor relevancia turística, debería hacerse mayores esfuerzos para actualizar la metodología, herramientas y protocolos de divulgación y publicidad. De esta forma podremos convertir el Museo del Calzado de Elda en el museo de referencia estatal.