LA CAMPAÑA DE LA SONRISA.

//LA CAMPAÑA DE LA SONRISA.

LA CAMPAÑA DE LA SONRISA.

El pasado jueves, 9 de junio, comenzó una de las campañas electorales que pasarán a la historia de España. Se inicia un ciclo político nuevo en el que nuestra coalición A la Valenciana, con su referente estatal, Unidos Podemos, tendrá un papel determinante en el desarrollo del futuro político de nuestro país.

Las personas que integramos Compromís, Podemos y Esquerra Unida arrancamos ayer la campaña electoral con una esperanza puesta en el futuro. El tablero político nos muestra dos orillas definidas por su estrategia y propuestas políticas. Por un lado, tenemos  un bloque (PP-PSOE-C’S) que sigue defendiendo una política de recortes de servicios públicos, derechos y libertades a la orden y amparo de la oligarquía financiera. Por otro lado, hay un bloque (Unidos Podemos) dispuesto a dejar sus diferencias de lado y plantar cara a los intereses de esas oligarquías y sus lacayos, desarrollando políticas de profundización democrática en todos los ámbitos de la sociedad.

En la coalición A La Valenciana tenemos claro que llega el momento de traducir la mayoría social que reclama el cambio en un gobierno que recupere las instituciones para la gente. Y lo afrontamos con responsabilidad y con ilusión, con gesto firme, valentía y pasión.

Por ello animamos a todas las personas que quieran vivir en un país más justo, libre y democrático que apoye nuestra candidatura, con su voto el 26 de junio, y el resto del tiempo con la lucha por la reconquista de los derechos y libertades perdidas. Porque unidas y unidos vamos a conseguir la victoria de la gente, de los de abajo, de las oprimidas, de la clase trabajadora.

Por último, nos gustaría informar a la ciudadanía que, a pesar de haber realizado todos los trámites oportunos para que el colegio electoral, sito en Las Hermanas Carmelitas, fuera trasladado a un espacio aconfesional. Tanto la Oficina del Censo Electoral como el Ayuntamiento de Elda, en un alarde de desidia, no han resuelto nuestras peticiones y una parte de la población eldense verá su derecho a la libertad de conciencia interferido por manifestaciones de tipo religioso, pues puede producirse una identificación inadmisible entre las ideas religiosas que estos símbolos transmiten y el Estado que tutela el proceso electoral.

Por |2017-03-03T12:25:33+00:00junio 9th, 2016|General|Sin comentarios