Ya llevamos más de una década en la que la palabra desahucio se ha convertido en un habitual en los telediarios. Con la crisis inmobiliaria los bancos y fondos buitre comenzaron a vaciar casas y a dejarlas sin gente, solo con el objetivo de mantener el precio de la vivienda de una forma artificial y sin sentido. La presión social pudo arrancar algunas tímidas medidas al gobierno de Rajoy y la sangría de desahucios solo se paralizó, a través de daciones en pago, alquileres a corto plazo y una moratoria de desahucios hasta 2020.

Actualmente, son muchos los casos que estamos detectando en Elda de desahucios y no renovaciones de alquileres sociales por parte de los bancos. Una vez más están poniendo sus negocios por delante de nuestros derechos, pero esta vez van a tener en frente al Gobierno de España y al de la Comunidad Valenciana y, en nuestra ciudad, al menos, desde Esquerra Unida haremos todo lo que esté en nuestra mano para luchar contra este ataque al derecho a la vivienda.

Por ello, a la mayor brevedad solicitaremos una reunión con los responsables de vivienda de la Generalitat Valenciana con el objeto de buscar soluciones al problema habitacional de Elda.